*BUDDHA ESTA EN HUESCA

Dag Shang Kagyu (Panillo, Huesca, España)

Dag Shang Kagyu (Panillo, Huesca, España)

Llegué a Graus (Huesca) una madrugada del mes de enero de un año cualquiera. Cansado, hambriento y con los músculos entumecidos por el intensísimo frío que desde hacía dos semanas cubría de hielo y nieve todo Aragón, me dejé seducir por el primer hostal que se cruzó en mi camino. Regresaba a casa después de una dura semana de trabajo y aquella parada a mitad de camino resultaba un tanto inoportuna, pero obligada por el cansancio y por el hielo que se había ido acumulando en la carretera.  A esas horas de la noche el pueblo parecía estar completamente deshabitado. Tanto era así que dudé que me abrieran la puerta en aquel pequeño hostal. Por fortuna, la puerta se abrió y tras ella apareció un pobre hombre al que, sin duda, había despertado en el mejor de sus sueños. Aun dormido y tropezando con los muebles, me acompañó amablemente hasta una de aquellas cálidas y pequeñas habitaciones, donde me esperaba un colchón con las sábanas abiertas. Segundos después el sueño y el agotamiento se apoderaron de mi.

A la mañana siguiente y mientras disfrutaba de un frugal desayuno, el propietario del

Camino de Graus a Panillo

Camino de Graus a Panillo

hostal me habló de un pequeño pueblo llamado Panillo situado a pocos kilómetros de Graus. Al parecer, en 1985 llegaron unos monjes budistas para instalarse en aquel lugar. Esto despertó mi curiosidad y sin pensarlo dos veces me dirigí hacia allí. Nada más pasar Graus tomé un pequeño desvío situado en el lado izquierdo de la carretera. Aquello difícilmente podía ser llamado carretera. Las peligrosas curvas, las placas de hielo que salpicaban el escaso asfalto, los estrechísimos tramos de carretera y el mal estado de la calzada convertían a este trayecto en toda una prueba de pericia automovilística. Por si todo esto fuera poco, una espesa niebla impedía ver el camino, confundiendo la carretera con el precipicio que se situaba a su derecha. Solo niebla. Quince kilómetros atravesando una nube que lo envolvía todo y escuchando el silencio mudo de las montañas en invierno. Parecía estar viajando en un sueño. Me sentía flotar. Me había subido a una nube y estaba viajando en ella. El blanco de la niebla se confundía con el blanco de la nieve y el hielo que cubrían la carretera y los árboles de alrededor. De pronto, algo inesperado me hizo despertar de aquel sueño para volver a la realidad. Una enorme roca adornada con cintas y pintada con brillantes colores parecía indicar la entrada a un nuevo mundo. Aquel camino de tierra flanqueado por una espesa vegetación conducía sin duda a un lugar distinto a los ya conocidos. El recorrido estaba salpicado de rocas bellamente decoradas con caracteres orientales. Luego averigüé que se trataba de mantras esculpidos en la roca para dar la bienvenida al visitante. Pocos metros más allá, me sorprendió la aparición de una majestuosa puerta que surgía de entre la niebla para indicar el camino de entrada al recinto. Aquella puerta había sido decorada según la tradición budista tibetana. Fue entonces cuando, realmente, pensé que había viajado en una nube y que había sido transportado a otro lugar, a otro país, a otro tiempo. Había llegado a Dag Shang Kagyu, un centro budista de retiro y meditación.

Entrada a Dag Shang Kagyu

Entrada a Dag Shang Kagyu

Abandoné el coche y me dirigí al interior del recinto cruzando a pie aquella impresionante puerta de entrada a la meditación, el recogimiento y la espiritualidad características del budismo tibetano. No podía creer lo que estaba viendo. Frente a mi se alzaba un templo hacia el que se dirigían dos monjes budistas. Me aproximé a su puerta y pude observar como, asiáticos y occidentales llegados de diferentes lugares, hacían los preparativos para la realización de sus prácticas y rituales cotidianos. Frente al templo había uno de los monumentos más emblemáticos del complejo. Una construcción en forma de cono y pintada de color blanco, situada en lo alto de un pequeño montículo y a la que se accedía subiendo un empinado tramo de escaleras. Se trataba de la Estupa. Según la tradición tibetana, dar vueltas a la estupa en el sentido de las agujas del reloj genera un gran beneficio. Las estupas representan la mente iluminada de Buda, y dedicadas a la larga permanencia de sus enseñanzas como al bienestar espiritual de personas vivas o fallecidas, se proyecta la construcción de 35 nuevas estupas que pasarán a formar parte del centro de Dag Shan Kagyu.

Algo más lejos de la estupa principal, se encontraba un

Dag Shang Kagyu

Dag Shang Kagyu

centro de estudios budistas y de formación de traductores de tibetano llamado Shedra. Era un gran edificio provisto de bibliotecas, salas de estudio y una gompa para la realización de retiros, cursos y prácticas específicas. El centro de Dag Shang Kagyu dispone de un albergue y varias casitas de retiro que reúnen los servicios necesarios para dar acogida a todas aquellas personas que se acercan allí a impregnarse de las enseñanzas que, los maestros y lamas allí residentes, imparten regularmente. Hacía una media hora que había llegado al recinto y desde entonces aun no había cerrado la boca de asombro, cuando una niña se acercó a mi y me invitó a pasar al interior del templo para presenciar uno de los rituales que allí se estaban celebrando.

Representación de Buddha en Dag Shang Kagyu

Representación de Buddha en Dag Shang Kagyu

Esta entrada fue publicada en Descubriendo el Mundo, España. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a *BUDDHA ESTA EN HUESCA

  1. Patricia dijo:

    La verdad es que cuando llegas por esa carretera no puedes llegar a imaginar que te vas a encontrar con este sitio!!Es “pintoresco”y curioso …merece la pena ir!! A nosotras solo nos falto por ver a los monjes budistas.

  2. ANA dijo:

    No he estado, pero por tus comentarios supongo que si algún día voy me sorprenderá igual que a tí que en medio de una tierra tan nuestra de repente surja este lugar tan lejano a nosotros.
    Si vuelves a ir me apunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s