*Petra. Antigua Ciudad de los Nabateos.

Pocos lugares en el mundo proporcionan una emoción tan fuerte como la que se experimenta cuando, detrás de un recodo de la estrecha garganta llamada El Siq, nos sorprende la espectacular fachada de El Tesoro, el monumento más conocido de la antigua ciudad de Petra.

Petra es una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo

Siq (Petra, Jordania)

Siq (Petra, Jordania)

Emoción vivida en primera persona por el explorador John Lewis Burckhardt en 1812 cuando, en medio del desierto, descubrió la antigua ciudad nabatea. Uno de los secretos mejor guardados, hasta entonces, por los beduinos del desierto que, celosamente, escondían al resto del mundo la existencia y ubicación de este inmenso tesoro que la historia nos ha dejado.

Altas paredes rocosas protegen la ciudad de un desierto castigador convirtiéndola en un auténtico oasis en mitad de la nada. Montañas que se convirtieron en inexpugnables murallas naturales y que protegían a uno de los pueblos más prósperos de oriente medio. Murallas cuyo único paso de acceso a su interior, fue labrado en tiempos por la propia naturaleza.

Un estrecho corredor formado por una impresionante garganta de paredes areniscas de color rosado, amarillento y gris azulado, sobrecoge en sus 2 kilómetros de longitud a los visitantes que osan adentrarse maravillados por su hermosura y dimensiones.

Tan solo internarse en esta maravilla labrada antaño por el torrente Musa, desviado en su momento por los nabateos para permitir el acceso a la ciudad, ya recompensa y justifica la visita a Jordania.

En sus paredes, a uno y otro lado, aun se atisban los restos de numerosas esculturas que decoraban estos 2 kilómetros de recorrido y que la erosión ha deshecho, dejando tan solo un leve testimonio de su presencia allí.

En los más estrechos tramos, se puede caminar con los brazos extendidos a izquierda y derecha, acariciando con los dedos ambas paredes. Es entonces cuando se toma verdadera conciencia de estar entre dos inmensas moles de roca, que desafían las leyes naturales e intimidan a intrusos y bandidos.

video by Kufilmhawk

Tesoro (Petra, Jordania)

Tesoro (Petra, Jordania)

Ya antes de alcanzar el final de este tortuoso túnel del tiempo, el camino se estrecha bruscamente en un tramo particularmente agosto, donde la tibia luz del Sol se asoma tras un recodo, anunciando la majestuosa fachada de El Tesoro que se yergue imponente justo frente a la salida de esta boca de lobo.

Una imponente fachada labrada en la propia montaña que impresiona hondamente por sus proporciones y por su excelente estado de conservación. Las vetas que recorren la roca proveen a esta construcción de todo un prisma de colores, que al atardecer cautivan por su espectacular belleza.

En lo alto de la fachada se alza un templete que, según rezaba la leyenda, contenía el tesoro escondido de un faraon. Las marcas dejadas por las balas disparadas por los beduinos dan testimonio del crédito de que gozaba esta leyenda entre los cazadores de tesoros de poblaciones próximas.

Tumba de la Urna (Petra, Jordania)

Tumba de la Urna (Petra, Jordania)

Cuesta dar el paso decisivo que nos interna en las ruinas de la misteriosa ciudad de Petra, sin imaginar la tropellada huída que protagonizó Indiana Jones, a galope tendido, saliendo de El Tesoro. El cine deja recuerdos latentes en nuestra memoria. Aun así, prefiero quedarme con una escena que, en ese momento, recreó mi imaginación y que me permitió contemplar la entrada ceremoniosa de una enorme caravana de mercaderes beduinos, que entraban en la ciudad para solicitar cobijo, agua y comida, y para comerciar procurándose así el sustento y los víveres que les permitiría continuar su camino.

Los nabateos se convirtieron en un pueblo próspero que valiéndose de su ubicación y de sus habilidades mercantiles, lograron transformar a Petra en un punto fundamental de las rutas comerciales que conectaban todo el Oriente Medio y que conectaba con Egipto.

Calle de las Fachadas (Petra, Jordania)

Calle de las Fachadas (Petra, Jordania)

Una gran ciudad que aun hoy, muestra los restos de tumbas, teatros, templos y otros edificios públicos así como de multitud de casas que sus habitantes excavaban en la roca.

Un pueblo que nadó en la abundancia y que vio llegar su final con la entrada del Imperio Romano que, de manos del Emperador Trajano se anexionó el reino nabateo hasta su hundimiento.

El Deir (Petra, Jordania)

El Deir (Petra, Jordania)

El fin de Petra llegó en el momento en que cambiaron las rutas comerciales, y este oasis en el desierto dejó de ser punto fundamental de descanso y aprovisionamiento de caravanas nómadas y mercaderes.

A pesar de todo, aun se vislumbra el esplendor de una ciudad que supo ser próspera allí donde tan solo un hilo de agua, un pequeño torrente, daba vida a una montaña en mitad del desierto.

El Deir (Petra, Jordania)

El Deir (Petra, Jordania)

Petra (Jordania)

Petra (Jordania)

Esta entrada fue publicada en Descubriendo el Mundo, Jordania. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s