*Templo Sri Mariamman

Allí donde el Mar de Java se encuentra con el inmenso Mar de la China Meridional, se halla un minúsculo país asiático que ha logrado aglutinar, en un área muy pequeña, culturas, religiones y costumbres de todo el planeta.
Singapur, la Ciudad del León, se presenta ante nosotros como un precioso muestrario que reúne la esencia cultural y religiosa que los seres humanos hemos acumulado durante miles de años. Un pequeño país en el que la modernidad, la economía, el libre comercio y los últimos avances en ciencia y tecnología se han abierto camino predominando en una ciudad-estado que se ha impuesto como uno de los más importantes puertos comerciales de medio mundo. Pero no por ello se han perdido las raíces, los orígenes, el espíritu y la identidad de toda una especie -el ser humano- que se ve aquí representada en toda su magnificencia.

Singapur

La espiritualidad, las creencias y la búsqueda del sentido y el significado de la vida se dan la mano, en Singapur, con los logros científicos, tecnológicos y comerciales del mundo actual. Armonía y equilibrio que nos ayuda a reencontrarnos con nosotros mismos. Budistas, musulmanes, cristianos, hindúes y otras comunidades religiosas comparten sus vidas en esta pequeña isla; modelo y ejemplo de convivencia para el resto del mundo.

Chinatown, Singapur

Como un islote perdido en el corazón de Chinatown, se encuentra uno de los centros de peregrinación hindú más importantes de SingapurSri Mariamman Temple.

El Templo de Sri Mariamman es el templo hindú más antiguo de Singapur. Se trata de un santuario fundado en 1827 por Naraina Pillai, construido en estilo Dravidian y catalogado, en 1973, como Monumento Nacional deSingapur.
Su diseño responde al, comúnmente, utilizado en el Sur de India y adopta el nombre de su deidad principal, tratándose esta de una de las más veneradas en las zonas rurales del subcontinente indio; Mariamman es la diosa madre y a ella se pide protección frente a las enfermedades.
Este emblemático templo, pronto se convirtió en una presencia icónica en el barrio chino y en un importante punto de referencia reconocido por todos los habitantes de Singapur.
Sri Mariamman ha logrado resistir a la Segunda Guerra Mundial, a la ocupación que los japoneses hicieron del país, a incendios,…. y durante todos estos años ha sido siempre reconstruido, la última vez en 1960, para continuar honrando a sus dioses.

Sri Mariamman

Es mi primer día en Singapur y, tras visitar y cruzar Chinatown de lado a lado, me propongo llegar a una de las que, para mi, se ha convertido en visita imprescindible en el país. En las guías de viajes no se habla mucho de este lugar pero su historia y su arquitectura despertaron mi curiosidad ya incluso antes de pensar en viajar a la Ciudad del León.

Si por algo impresiona la visita a Sri Mariamman, es por su asombrosa y recargada decoración. Decenas, cientos de esculturas , decoraciones ornamentales y representaciones de deidades hindúes se amontonan en su impresionanteGopuram (Torre de entrada). Una torre de seis niveles que se eleva hacia el cielo albergando en su fachada espectaculares, brillantes y coloristas esculturas de yeso con todo lujo de detalles.

Singapur

Singapur

Una sobrecogedora sensación me invade al cruzar el doble portón que da acceso al templo. La presencia y la mirada penetrante de todas aquellas esculturas impone e imprime respeto y contención. He de reconocer que me sentí pequeño e insignificante ante tanta divinidad allí reunida.

jorge en Singapur

Singapur

Dentro del recinto amurallado, el templo se compone de una sala de oración principal -santuario de Mariamman– ricamente decorada, y de pequeños santuarios independientes que salpican una gran superficie diáfana.

Un sol castigador calienta mi cabeza y el ardiente suelo abrasa mis pies descalzos, pero todo esto no es suficiente para distraer mi atención del mágico y asombroso espectáculo que me rodea. Necesitaría todo un día para poder llegar a apreciar cada imagen, cada rincón, cada detalle de este espectacular templo hindú.

Sri Mariamman, Singapur

En un ir y venir de cumplidos oferentes que, con absoluta devoción, presentan sus respetos con flores e inciensos, me quedo absorto contemplando sus ritos y prácticas religiosas.
Resulta fascinante vivir y participar de sus creencias y tradiciones, inmerso en la atmósfera que se genera en Sri Mariamman.
Aun hoy puedo recordar la sensación que me invadía al sentirme observado por la mirada penetrante de aquel centenar de vigilantes y protectoras deidades.

Visitar el Templo de Sri Mariamman es hacer un viaje al Sur de India sin moverse de Singapur.

Singapur

Singapur

Singapur

Esta entrada fue publicada en Descubriendo el Mundo, Indonesia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s